Cristina de Pizán y la querella de las mujeres.

Christine de Pizan o Cristina de Pizán (Venecia, 1364- Francia, 1430) es considerada la primera escritora profesional de occidente, y no sólo eso, sino que es considerada la primera feminista de la historia, pues su obra asienta las bases primeras del feminismo occidental.
Resultado de imagen de cristina de pizan

Es ella la iniciadora del debate conocido históricamente como querella de las mujeres, en el que se enzarzó con varios sabios de la época con el propósito de defender la igualdad entre hombres y mujeres, defendiendo que estas últimas merecían igual que ellos ser tenidas en cuenta intelectualmente, así como la idea de que las mujeres merecían de igual manera que los hombres la posibilidad de acceder a la educación. Este debate comenzó con la obra de esta autora, pero sabemos que pronto se extendió por toda Europa, siendo esta una cuestión tratada en todas las comunidades intelectuales del momento hasta que en el siglo XVIII comienzan a ser mayormente aceptadas las ideas defendidas por esta autora, aunque aún serían objeto de debate y diferencias entre autores, pues muchos de ellos seguían considerando a las mujeres inferiores por naturaleza. A este respecto, en nuestro país, resultan significativos los debates que surgieron entre los autores ilustrados sobre la cuestión que concernía a la introducción de las mujeres en el mundo cultural.

Las ideas defendidas por la autora de origen veneciano se basan fundamentalmente en la defensa de que no hay distinciones naturales entre hombres y mujeres que apoyen la tesis que en el momento se tenía por verdadera, esa tesis que defendía que las mujeres carecían de capacidad intelectual suficiente como para poder igualarse a los hombres.  Y no sólo esto, sino que, como sabemos por la lectura de obras medievales, las mujeres eran consideradas por naturaleza inmorales e impuras. Es, por tanto, Pizan la primera autora en percatarse de la gran misoginia existente en la época en la que le tocó vivir y la primera encargada en visibilizar esta situación injusta en sus obras, obras que por otra parte, resultaron muy influyentes posteriormente en el pensamiento de otras autoras defensoras de esta cuestión. Por ejemplo, Simone de Beauvoir reconoce en su obra El segundo sexo (1949) la importancia de la obra de Pizan, por encontrarnos ante la primera mujer que escribe en defensa de su sexo.

Dentro de la prolífica obra de esta autora destaca una obra titulada La ciudad de las damas (1405). En ella, la autora crea una ciudad sólo habitada por mujeres impulsada por las figuras alegóricas de la Razón, Derechura y Justicia. Mientras se construye esta ciudad, la autora conversa con estas figuras sobre el desprecio que los hombres sienten hacia las mujeres y, en definitiva, sobre la gran misoginia existente que la autora condena con firmeza. Es esta obra considerada fundamental dentro de la literatura defensora de las mujeres, ya que sorprende por su lucidez y por su temprana escritura en la historia, historia que tardará en aceptar estas ideas que ya eran defendidas a comienzos del siglo XV.

Bibliografía de interés:

Cristina de Pizán, La ciudad de las damas, (ed. Marie-José Lemarchand), Siruela, 2013.

Pilar Cabanes Martínez, Escritoras en la Edad Media

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s